¿Eres un comedor emocional? 5 consejos para remediarlo

Piénsalo. Párate un momento a pensarlo en serio. Puede que tu respuesta sea sí, mucha gente lo es, no es tan raro. Hay gente que se “come sus emociones”, ´sí, lo identifica y lo reconoce. En cambio hay otros, como puedes ser tú o yo, a los que no nos sucede eso, o al menos no somos conscientes de ello.

Este artículo trata sobre el hambre emocional, sobre las reacciones emocionales en las que se ve involucrada la comida. Os recordará, si lo habéis leído ya (si no hacedlo ahora jeje), a un artículo que compartí con vosotros hace tiempo: “¿Hambre real o emocional?” Pero este es distinto. Está enfocado directamente al hambre emocional, del que muchos quieren deshacerse y no saben cómo.

Y bien, ¿qué es el hambre emocional? Empecemos por aclarar el concepto para quien no lo recuerde o conozca. El hambre emocional se puede considerar una “ansiedad” generada por una serie de respuestas psicofisiológicas (emociones) y que provoca comer de manera compulsiva o a todas horas, sin hambre fisiológico o real. 

¿QUÉ RELACIÓN HAY ENTRE TUS EMOCIONES Y TU ALIMENTACIÓN?

¿Conoces esa relación? Piensa en cómo afecta tu estado de ánimo en lo que comes ese día o a qué recurres cuando tienes un problema. El hambre emocional  lleva a muchos a “protegerse” y les acompaña en situaciones de estrés, por ejemplo. 

5 CONSEJOS PARA REMEDIARLO

  1. Detecta el “origen”

Darse cuenta del por qué es fundamental, si es concreto y lo hay, ya que hay veces que es algo “habitual” y simplemente es el estrés o la ansiedad del día a día lo que lo produce.

  1. Pregúntate si de verdad tienes hambre

Asegúrate de que ese hambre ha ido apareciendo gradualmente, te suenan las tripas, etc. De este modo sabrás que es hambre real, fisiológico, y no tu mente.

  1. Relájate

Si sientes que el hambre emocional se está apoderando de ti, sé más fuerte. Véncelo. Realiza técnicas de relajación, respira profundo e intenta evadir tu mente.

  1. Mantente hidratado

Beber agua frecuentemente es algo que todos debemos hacer, y además puede servir para afrontar este “dichoso” hambre irreal. 

  1. Distráete

Que la comida no sea tu entretenimiento, que no esté siempre presente en tu mente (ni lo que no es tu mente). Intenta mantenerte ocupado haciendo otras cosas y “alejado” de la comida. No andes metido en la cocina todo el día, ni tampoco en el súper.

Espero que estos 5 consejos os sirvan y que los pongáis en práctica. Puede parecer una tontería, pero muchas personas sufren este “atracón emocional” y no son conscientes de ello. Tras leer este artículo, ¿te consideras un comedor emocional?


REFERENCIAS

  1. ESTETIC. es. Nutrición. Recomendaciones. 21/05/2018. Disponible en: https://www.consalud.es/estetic/nutricion/que-es-el-hambre-emocional-y-como-evitarlo_50378_102.html
  2. EDIZIONES. Infosalus. Nutrición. 18/08. Disponible en: https://www.infosalus.com/nutricion/noticia-pasos-superar-hambre-emocional-20180818084241.html
  3. ICHAURRALDE, Lola. Centro Julia Farrae. Psicología y Coaching Nutricional. Disponible en: https://www.centrojuliafarre.es/blog/hambre-emocional/

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s