PRODUCTOS LIGHT, BAJOS EN CALORÍAS, BAJOS EN GRASA, SIN ACEITE DE PALMA…

Todos estamos hartos de ver en el súper productos en cuyos empaquetados están escritos mensajes como “Light”, “sin aceite de palma”, “0% grasa”, que buscan captar nuestra atención, y más la de aquellos que tienen en mente adelgazar o volverse “sanos” de la noche a la mañana. Obviamente, estos mensajes no son del todo ciertos; además, esconden tras ellos otras verdades como catedrales que, analizando su listado de ingredientes y etiqueta nutricional, no pueden negar. Veamos a lo que me refiero con esto.

Lo primero de todo es tener clara la importancia de los ingredientes de un alimento (o producto, si tiene más de 5). Que un producto que vayas a obtener en el supermercado esté compuesto mayoritariamente por ingredientes reales es de vital importancia. Si el producto está compuesto a base de conservantes, colorantes y nada más que aditivos estaremos hablando de un ultraprocesado, el cual no nos interesa para nada. 

Ahora bien, aquellos productos light, digestive, diet, fitness… que están supuestamente enfocados en la pérdida e peso, ¿cómo los gestionamos?; es más sencillo de lo que algunos podáis pensar. Teóricamente, está permitido clasificar un producto como light si tiene el 30% menos de calorías que su primera versión, la “original”. Bien, ante este dato muchos seguiréis pensando en qué tiene esto de malo, pues es lo siguiente. 

El hecho de rebajarle calorías al producto hace que sus fabricantes añadan otras sustancias como pueden ser edulcorantes o aceites refinados. Esto se debe a que cuando se reduce, por ejemplo, la grasa de un producto, parte del sabor se pierde. El azúcar o el almidón son ejemplos comunes de ingredientes que los fabricantes de estos productos utilizan habitualmente para “compensar”. Aunque el empaquetado del producto indique que no lleva azúcares añadidos, sí que los lleva. Es información trucada ya que el hecho de que en los ingredientes no veamos escrita la palabra “azúcar” tal cual, hace que pensemos maravillas de este. ¿Y qué hay del listado interminable de los ingredientes E-…? Son mayoritariamente edulcorantes que aportan ese dulzor para satisfacerte.

Respecto a los productos 0% grasa o bajos en grasa, lo que ocurre es que prescinden de ciertas vitaminas (como las liposolubles) y otras propiedades. Esto, entre otras cosas, hace que se reduzca la sensación de saciedad al ingerir estos productos, por lo que finalmente el consumidor acabará ingiriendo más cantidad y ocurrirá justo lo contrario a lo que quería (como puede ser adelgazar). Por lo que, al final, el impacto en tu organismo será el mismo o incluso peor que si hubieras ingerido el producto convencional. Es curioso pero cierto, muchas personas se sienten mejor consigo mismas consumiendo este tipo de productos y se sienten “fuera de culpa”, piensan que no van a engordar ¡o incluso que esos productos les harán bajar de peso o perder grasa corporal! Suena a locura, ¿verdad?

Los productos con etiquetados del tipo que hablamos siguen conteniendo grasas y azúcares de manera significativa, por supuesto, solo que, para que lo comprendáis, los fabricantes se buscan trucos para dar a sus productos apariencia de ser los más saludables del mercado o incluso que te vayan a beneficiar, lo que claramente es incorrecto. Por añadidura, decir que nosotros necesitamos esas grasas saludables y azúcares presentes de forma natural en los alimentos, por lo que no debemos prescindir de aquellos habituales en ningún momento. Otros mensajes que podemos encontrarnos frecuentemente son “fuente de fibra”, “alto en fibra”, “fuente de ácidos grasos Omega-3”, “sin sal” o “libre de grasas” que no voy a ser yo quien diga que no estén en lo cierto, pero sí que no indiquen toda la verdad acerca del producto. Por ello, es imprescindible a la hora de escoger un producto en el supermercado, prestar atención a sus ingredientes.

Creo que ya ha quedado claro la confusión que traían estos productos, pero y los “originales” ¿son estos saludables? Es algo importante, claro está, ya que tras aclarar que los productos light o bajos en grasa no aportan nada a nuestro favor, es más, nos pueden hasta perjudicar, algunos podéis pensar en que los productos originales son aquellos saludables al 100%. No, no y no. Por supuesto que no. Existe una diferenciación respecto a los alimentos y productos del supermercado que debéis conocer: comida real, buenos procesados y ultraprocesados. Estos últimos son los dañinos para nuestro organismo ya que han sido elaborados a través de procesos industriales en los cuales se modifica la matriz del alimento en sí; se añaden colorantes, aditivos, potenciados del sabor, etc. con el fin de aumentar su palatabilidad o mejorar su estética. Estos productos son aquellos que sobrepasan los 5 ingredientes o, en el caso de tener menos, son harinas, azúcares o aceites refinados. En cambio, los alimentos reales y los buenos procesados son aquellos que deben ser los protagonistas en nuestras dietas. Los alimentos reales no han tenido procesamiento industrial alguno, por lo que no tienen nuevas sustancias agregadas (fruta, verdura, semillas…). Y los buenos procesados sí que se les ha añadido algo de sal, azúcar, grasa u otros ingredientes pero en un porcentaje muy bajo, o con los que se han utilizado métodos de conservación (necesarios). 

Tras esta explicación, bastante breve, de la clasificación más general de los alimentos espero haya quedado claro los que debemos priorizar y cuales evitar. Y recordad que los productos light, cero, bajos en grasa o sin azúcares añadidos, no son más que aquellos con “mensajes engañosos” y que van a perjudicarte. Lo más importante de un producto son sus ingredientes, de qué está hecho, más que las calorías que aportan.


REFERENCIAS

  1. Ecoportal. HogarSinTóxicos.
  2. Hogarmanía, salud.
  3. NEVOT, Patricia. Alimenta. El engaño de los alimentos ‘LIGHT’.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s