Batch Cooking

Prisas. Falta de tiempo. Agobio y estrés que acaba traduciéndose en malos hábitos. Concretamente vengo a hablaros hoy del Batch Cooking, el método que te salvará del poco tiempo disponible y hará que comas alimentos muy saludables! La sencillez y la rapidez son clave a la hora de emplear esta resurgida técnica. 

El Batch Cooking consiste en dedicar un día a la semana en cocinar, preparado así diversas elaboraciones que sirvan para un menjuí semanal. Previo a esto, deberás diseñar dicho menú planificando tu alimentación semanal. Se dedica a esto medio día, no más, que suelen ser los domingos básicamente para organizar la semana entrante. Es importante, en el Batch Cooking, seguir una serie de pasos y tener en cuenta ciertos factores.

Lo primero que se hace es pensar en qué alimentos necesitas para elaborar los platos que deseas (debes ir a la compra si no tienes lo suficiente en casa), pensando así en el conjunto de alimentos que establecerás en todas tus comidas, incluyendo verduras (y frutas), hidratos y proteínas. Recordemos que un plato completo y saludable está formado por un 50% de verduras, un 25% de proteína y el 25% restante de hidratos de carbono (arroz integral, legumbres, etc) además de aportar una pequeña  cantidad de grasa saludable (como puede ser AOVE o aguacate); y de postre fruta, por ejemplo. 

Para ello debes tener en cuenta que los sofritos, por ejemplo, servirán como una buena base para varios de tus platos; así como una salsa o aliño que pueda servirte tanto como para una ensalada como par acompañar una hamburguesa. Eso sí, ¡intenta variar y no repetirte en las elaboraciones! Piensa que las verduras, por lo general, puedes hacerlas al horno, al vapor, en un wok, en cremas y purés o tomarlas crudas, tenemos muchas opciones de cocinado con las que poder pensar en platos diferentes y consumir los alimentos de formas distintas. Es recomendable elegir una o dos carnes de calidad, uno o dos pescados o mariscos, uno o dos cereales integrales, alguna legumbre seca, en conserva o de bote y  una gran variedad de vegetales que poder emplear en la mayoría de los platos. Al preparar las “comidas” (porque realmente cocinas elementos por separado para luego, en ese mismo momento de consumirlos, solo tener que “juntarlos” o terminar de cocinar algo), piensa en que “debes” cocinar comidas que puedan congelarse, como los guisos, aunque otras las guardarás en la nevera por no soportar este proceso de conservación, como los los huevos o la pasta. Es fundamental que te asegures de que los tarros o recipientes donde guardas lo que acaba de cocinar están bien cerrados, o de lo contrario, te llevarás un chasco al querer consumirlo porque ya se encuentre en mal estado. Ten en cuenta también el hecho de sacar elaboraciones del congelador el día anterior a consumirlas, y conservarlas en la nevera hasta el momento de ingerirlas. A la hora de ponerse “manos a la obra” el domingo por la tarde, la organización deberá estar muy presente en vuestras cocinas. Piensa en qué orden vas a utilizar tus electrodomésticos y en si, por ejemplo, puedes hacer uso del horno para más de una elaboración a la misma vez. ¡Ahorrarás energía! Otra factor relevante sería el cocinar con productos locales y de temporada. Cuando vayas a hacer la compra, piensa en que empleando esta técnica ahorras gran cantidad de tiempo ya que llevarás tu lista de la compra perfectamente planificada. Y hablando de tiempo, no solo me refiero en el súper, sino que dispondrás de horas libres en la semana o al menos algunos minutos que podrás dedicar a otras cosas. También conseguirás centrarte en los alimentos que requieren tu menú y evitar la compra de ultraprocesados dañinos para la salud. Y no solo esto, también gastarás mucho menos de lo que crees; al saber exactamente al por lo que vas no te detendrás en comida que “comprar por comprar”. 

El descenso del nivel de desperdicio en vuestras casas, a la hora de implementar el Batch Cooking es realmente sorprendente; al cocinar prácticamente todo lo que compras y en las cantidades justas y necesarias para la comida de ese día, evitas tirar “restos” o desperdiciar parte de esas elaboraciones si no son consumidas al instante.

Tras conocer bien en lo que consiste el Batch Cooking solo queda ponerlo en práctica. Con este post quería haceros ver que este hábito no trae más que beneficios y me gustaría mencionar algunos de ellos finalmente, por si no habíais caído en su cuenta. Uno de estos, el que yo considero seguramente el más importante, es la alimentación variada y equilibrada que consigues con este plan culinario diseñado por tí mismo. De este modo, incluyes alimentos de todos los grupos y pruebas nuevas recetas con ellos, buscándo atrevidas técnicas y sabores quizás; aunque recordad, ante la falta de tiempo, la sencillez por delante de todo, que no significa invariabilidad. Y por último, pensad que no solo estáis ayudándoos a vosotros mismos; el medioambiente agradecerá esto ya que habrá muchos menos desperdicios y un uso energético más eficiente y restringido. Y ahora sí, ¿preparados para empezar la semana con tu menú “Batch Cooking”?


REFERENCIAS

  1. GOTTAU, Gabriela. Directo al Paladar. 16/01/20
  2. MOLLEJO, Verónica. Alimente. 02/02/20
  3. PALOMARES, Anabel. Trendencias. 05/06/19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s