El ayuno intermitente: qué tipos hay y para qué sirve

El ayuno está muy de moda últimamente, y por ahí rondan rumores de que brinda beneficios. ¿Es eso cierto? En este post dedicado únicamente al ayuno, os explicaré en qué consiste y qué tipos hay, además de concluir, en la medida de lo posible, si es beneficioso o no tanto como se lleva escuchando desde años atrás. 

El ayuno intermitente es un concepto que se ha popularizado ya sea por canales de YouTube o por las recomendaciones de tu vecina del bajo. La mayoría de la gente que se inicia en esto es con el fin de adelgazar, es decir, de llevar a cabo una restricción calórica a partir de dietas bajas en energía, y ganar flexibilidad metabólica. Muchas veces es solo un recurso con el que “conseguir” tener hambre real, o dejar de comer esas “5 veces al día”. Otras personas deciden simplemente probar con esta idea y ver cómo reacciona su cuerpo, porque les apetezca experimentar o les haya atraído esto del “ayuno intermitente”. 

Esto ha mostrado, en ciertos casos —y solo en ciertos casos—, una pérdida de peso ligada también a un mejor control de los niveles de azúcar o colesterol. En los períodos en los que se ayuna, nuestro cuerpo elimina las células envejecidas entrando en autofagia (nutrición que realizan ciertos organismos vivos a expensas de sus órganos menos útiles como medio de supervivencia ante un ayuno prolongado); y mejoraron las defensas contra el estrés metabólico y oxidativo, la reparación del ADN o la génesis de mitrocondrias. 

Es cierto también que el ayuno intermitente va a hacer que ahorres tiempo a la vez que hace de tu rutina algo más simple, sin esta “tarea” de tener que pensar, cocinar y comer comida ciertas veces al día. 

¿Y qué tipos existen? Hay distintos tipos de ayuno intermitente que os muestro a continuación:

  • 12/12: Son 12 horas las que estás en ayunas (suele ser durante la noche). Muchas veces lo hacemos inconscientemente.
  • 16/8: El tipo de ayuno más conocido y practicado. Durante 8 horas llevas una alimentación normal, mientras que las otras 16 te las pasas sin comer. 
  • 20/4: Durante todo el día estás en ayunas, 20 horas, y son 4 horas en las que ingieres alimentos.
  • 24h: Consiste en estar un día entero sin comer nada de nada, al día siguiente no ayunas y al otro sí, …
  • 5:2: Este ayuno va en semana; es decir, hay 5 días en los que tu ingesta es regular (no hay ayuno) y en los otros dos generas un déficit calórico restringiendo las calorías diarias totales a 500-600.
  • Ayuno en días alternos: Un día ayunas y otro día no, pero sin ser muy estrictos (a diferencia del 24h). Quienes practican este tipo de ayuno suelen tomar algo entre medias.
  • Eat-Stop-Eat: Se trata de incluir varios ayunos a lo largo de la semana con una duración de 24h cada uno.
  • One Meal A Day: Como su propio nombre indica, “una comida al día”, sin tener una hora establecida.
  • Fasting-mimicking diet: Conocido como FMD, consiste en ingerir pocas calorías durante 5 días seguidos, alrededor de unas 750.
  • When Hunger Ensues Naturally: En este ayuno intermitente te saltas una comida de vez en cuando; no existen reglas tan estrictas como en otros. El ayuno WHEN lo suelen practicar personas sin tiempo para cocinar o que, en ocasiones, llegan a las comidas sin hambre.
  • Ayunos según religión ligados al Ramadán o al Yom Kippur.

Como habéis visto existen muchos tipos de ayuno, seguro que más de los que pensábais. El ayuno intermitente no es para todo el mundo. Hay personas que lo toleran perfectamente, les gusta y funciona con ellos, mientras que a otras les sería inviable llevarlo acabo. Está en cada uno. 

El ayuno intermitente no hace milagros y no se trata de algo que sí o sí te vaya a funcionar y consigas con él lograr tu objetivo. No es así. Y no es así, por ejemplo, porque en las horas de ingesta te pegas el atracón, o incluso lo haces tomando productos ultraprocesados y muy calóricos, ricos en grasas saturadas, etc. 

Comer más o menos veces al día, según demuestran algunos estudios, por sí solo no tiene efectos sobre el peso corporal, los lípidos en sangre, la glucosa o la insulina. 

¿Y cómo sé si el ayuno está hecho para mí?, os preguntaréis. Debes pensar si realmente encaja en tu estilo de vida o si, por el contrario, va a generarte estrés o vas a acabar haciendo “compensaciones” con comida insana. Sin embargo, si lo que decides es probarlo y ver cómo te sientes, empieza progresivamente y verás cómo responde tu cuerpo al ayuno intermitente. Cada uno somos un mundo.


REFERRENCIAS

Carlos Ríos. CLARA. 20/03/20. 

Dr. Ángel Durantez. Más años, más vida. Alimente. 23/01/20. 

Sergio Calderón. Realfooding. 02/09/19. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s