El zumo de naranja

“Venga cariño, bébetelo rápido que se le van las vitaminas” era una frase que me decían mis abuelas cuando era pequeña. A mí, y supongo que a todos os ha pasado esto alguna vez. Este post trata sobre las verdades acerca del zumo de naranja, de las que tanto cuesta percatarse ya que aparenta ser una bebida muy “healthy”. Mi objetivo es dejar claras las dudas que pueden surgir a la hora de consumir esta bebida, al igual que dar mi opinión y la de algunos nutricionistas acerca de estos tan fantásticos — o no tanto — zumos de naranja naturales recién exprimidos. 

El desayuno es una de las comidas en las que se consume más zumo de naranja (u otras frutas y verduras), y al que le sigue la merienda. ¿Por qué? Intuyo que será porque, supuestamente, nos aporta “energía”. Me gustaría aclarar este concepto e introducir el elemento al que dirijo el artículo: el azúcar. ¿Cómo que el azúcar?, os preguntaréis. Bien, pues la absorción del azúcar libre de la naranja por parte de nuestro intestino es el principal “problema” al hablar de esta bebida. Y no, está claro que el zumo de naranja natural no presenta azúcares añadidos, pero sí azúcares propios de la fruta que se liberan. Estos son los llamados azúcares libres. Lo que ocurre es que se producen picos de insulina por la rápida absorción de este azúcar, que acabará convirtiéndose en grasa. De hecho, la relación entre el alto consumo de fructosa con el aumento de la grasa abdominal y la resistencia a la insulina queda reflejada en un estudio del “Current Opinión in Lipidology”.

A esto va ligado otro factor: la fibra. ¿Qué hace la fibra en la fruta? Procedo a explicarlo a través de las palabras de Ángel Soriano, nutricionista miembro de Doctoralia, quien afirma lo siguiente: «La fibra hace que el azúcar se absorba más lentamente y por lo tanto no se eleven bruscamente los niveles de glucosa en sangre, es decir, no produce picos de glucemia y por lo tanto no se producen picos de insulina que harán que esta glucosa se transforme en grasa». Lo que quiere decir el profesional es que, resumiendo, lo que hacemos al exprimir las naranjas es “quitarles” la fibra al solo aprovechar su jugo y, por tanto, el azúcar del que os hablaba anteriormente se libera, se separa de la fibra, y como consecuencia aumenta la glucosa en nuestra sangre.

Punto número tres: las calorías. Es verdad que no hay ni que contar ni que obsesionarse con las calorías, ya que no son —ni por asomo— el factor más importante de los alimentos, y yo soy la primera en apoyar esto; pero sí que es verdad que, a la hora de analizar esta bebida debemos considerar este aspecto ya que destaca la diferencia entre las calorías que contiene una naranja entera, tomándotela como pieza de fruta (tal cual), y las que contiene un vaso de zumo de naranja. Esto es sencillo: simplemente, hay una gran diferencia ya que en el zumo recién exprimido que te haces por las mañanas hay entre 2 y 4 naranjas, mientras que, si desayunas o tomas de postre naranja, será una o dos como máximo, estoy segura.

La saciedad también tiene valor en estos casos. ¿No te quedas con “hambre” después de beberte un zumo de naranja? Seguramente lo hagas. ¿Y después de haberte comido una naranja entera? No. Esto es debido a la masticación, la cual aumenta la saciedad de la que hablaba al principio debido a que la musculatura de tu mandíbula se activa. Asimismo, te sientes más “lleno” porque ingieres la fruta entera y no solo su jugo. La fibra te mantiene saciado. Por otra parte, he de decir que no te entrarán ganas de tomarte otra naranja después de haberlo hecho ya, por el simple hecho de tener que pelarla y preparártela, te va a dar pereza.

También haré mención al hecho de “engordar”, por si a alguien le interesa (aunque yo no soy muy partidaria a nombrar esos temas, sino a centrarme realmente en el valor nutricional del alimento en sí). Informaciones de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, a través de Medline Plus, afirman que esta bebida engorda. Aportan datos como que el zumo de naranja natural de unos 360 ml tiene un gran aporte calórico, como son 170 calorías.  Y, según esto, dicen supone un aumento de peso entre 5 y 7 kilos cada año si se consumiera dicha cantidad de zumo natural al día. Laura Parada, nutricionista, afirma que “hay estudios que han demostrado que el alto consumo de zumo de frutas aumenta dramáticamente el riesgo de obesidad.”

Llegado a este punto, me gustaría dejar clara mi opinión: mejor fruta entera, claramente. Según pienso yo, tras lo estudiado, las piezas de fruta enteras nos brindan una gran cantidad de beneficios, muchos más que los zumos. Estos últimos hasta pueden traernos alguna complicación como ya se ha explicado. Ahora bien, todo esto no significa la prohibición de los zumos de naranja, ni mucho menos. Consumir esta bebida de vez en cuando no es nada malo, es más, terminaré el post casi bendiciéndola (tampoco os hagáis ilusiones). Para terminar, decir que el zumo de naranja, al fin y al cabo, es una bebida “natural” y que por supuesto trae beneficios. Tiene un gran aporte de vitamina C (ayuda a nuestro organismo y piel debido a su función antioxidante) y es rico en potasio, que ayuda a mantener una presión arterial regular. Además, contiene vitaminas y micronutrientes que tu cuerpo distribuirá de forma adecuada y puede favorecer las salud cardíaca normal.

Ante todo esto, cada uno sabrá cómo actuar; pero recordad que siempre mejor consumir la fruta entera, dicho por expertos con años de formación y comprobado en estudios científicos que dejan patente los “no beneficios” de esta bebida: el zumo de naranja.


REFERENCIAS:

  1. ABC, Madrid. 19/07/19
  2. ALCARAZ, María. ABC Bienestar. 27/03/20
  3. PALMERO, María. 28/01/19
  4. JORDAN, Marijo. La Vanguardia. Comer, materia prima. 01/10/19
  5. MORALES, Ana. VOGUE. 17/04/19

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s