La importancia de descansar

Necesitamos descansar; es un hecho, una realidad. Hay personas que piensan que no necesitan dormir tanto y que con 3 o 4 horas les basta; pues se equivocan. Hoy quiero dedicar este espacio al descanso y a su importancia, ya que muchos piensan que todo está en comer saludable y hacer ejercicio regularmente.

Bien, empecemos conociendo la información que ofrecen los expertos. Para un adulto, la OMS recomienda dormir entre 7 y 8 horas diarias. ¿Por qué?

Dormir bien hace que nuestro rendimiento tanto físico como mental, entre otros, sea mucho mayor. Si no dormimos bien (con esto me refiero a no lo suficiente, por ejemplo), notaremos la falta de descanso y sueño en nuestro cuerpo a lo largo del día. Además, si encima persigues algún objetivo físico, como adelgazar, o psicológico, como disminuir tu estrés, lo más probable es que no puedas apreciar los cambios deseados; en todo caso lo contrario. Y sí, digo lo contrario porque ese nivel de estrés, por ejemplo, puede aumentar muy rápidamente si no le das a tu cuerpo el descanso que necesita.

Analizando las consecuencias que tiene no dormir bien, encontramos una peor sensibilidad a la insulina o una mayor sensación de hambre y menor saciedad (aumento de la hormona llamada grelina y composición corporal). El mayor factor de riesgo de depresión, enfermedades cardiovasculares, cáncer, obesidad o diabetes entran en juego aquí. Por añadidura, he de decir que yo soy partidaria de una siesta corta después de comer, que no pase de los 20 o 30 minutos, ya que si no entraréis en un “sueño profundo” del cual os levantaréis aturdidos o incluso malhumorados. Esta siesta os brindará un pequeño descanso al cuerpo y hará que se continúe  el día con más actividad y energía, lo que se verá reflejado a través de una mayor productividad. Esto está científicamente probado; hay expertos que realizan estudios observando la relación que tiene el descanso con otras conductas tanto en nuestro organismo como aquellas que mostramos. Pero atención, porque hay un estudio publicado por Institute of Sports Sciences & Medicins que no deberíamos pasar por alto, siendo de igual importancia que los previamente mencionados. Tras realizar dicho estudio, no recomendaron dormir justo después de comer, basándose en la principal razón de que no permites que el organismo haga la digestión correctamente. ¿Y qué hago entonces?, os preguntaréis.

Dado que el tema “siesta”, como habéis podido comprobar no está del todo concretado, ni está dicho si realmente es beneficioso o dificulta nuestra digestión, sois vosotros, en mi opinión, los que decidiréis. Ante esta situación, yo pienso que debéis hacer lo que mejor os siente. Si después de comer, a mediodía, el cuerpo os pide un pequeño descanso, estáis en vuestro pleno derecho a echaros una siesta (intentad que se ajuste a los 30 minutos).

Y dejando ese tema a un lado, es importante que tengáis en cuenta que, por la noche, conviene cenar pronto. Intentadlo en la medida de lo posible, que pasen 1 o 2 horas antes de iros a dormir. Ayudarás a tu cuerpo a realizar mejor la digestión.

El descanso es primordial, nunca lo olvidéis, y respetadlo al igual que hacéis con la alimentación o la actividad física. Pensad que es fundamental para poner tu cuerpo en marcha y que funcione. Y para calmar el estrés, la ansiedad y despejar tu mente por algunas horas; horas que son necesarias, creedme, lo dicen los expertos y comprobado está. Aunque, obviamente, este rango va a variar en función de nuestra edad. Es complicado llevar un sueño regular si no estás pasando por tu mejor época; que te cueste conciliar el sueño o te despiertes a media noche es bastante común si estas teniendo problemas en ese momento de tu vida. No te frustres. A lo mejor practicar yoga o meditar te ayuda a despejar tu mente, evadirte, y por las noches te resulta más sencillo dormir. Pruébate. Y recordad siempre: buena alimentación, actividad física y DESCANSO.

Para terminar me gustaría deciros que, al igual que es importante intentar hacer ejercicio (por poco que sea) todos los días, también lo es saber descansar aquel día que no te apetece y tu cuerpo te pide descanso. Escucha a tu cuerpo, el sabrá lo que te conviene cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s