El miedo a la fruta

Sí, el miedo a la fruta, habéis leído bien. Por sorprendente que parezca, mucha gente teme comer demasiada fruta a lo largo del día o hacerlo a ciertas horas ya que piensa que será perjudicial para su salud. Hoy vengo a desmentir esto y a haceros ver que la fruta (entera) aporta beneficios y nada más que beneficios.

La fruta nos encanta a muchos, pero hay otros a los que les cuesta “cubrir” esas “piezas de fruta diarias”. Son una cantidad ingente de bienes los que las frutas brindan a nuestro organismo. Las fresas, la sandía o la pera son ejemplos de entre miles de frutas que existen y que hemos de saber que tienen un alto porcentaje de agua (entre 80 y 95%). Algunas son más ricas en agua que otras, pero esto no significa que haya que clasificarlas como “mejores”, simplemente esto diferencia algunos de los efectos sobre nuestra salud (como la hidratación). Por ejemplo, como creo que todos ya sabréis, la sandía es la fruta con mayor porcentaje de agua (96%). A esta le sigue la fresa (92%), el pomelo (91%), hasta llegar a frutas como la manzana (84%). Probablemente, muchos de vosotros hayáis oído: “Comer fruta por la noche engorda” o “No abuses de la fruta, mejor toma otras cosas”. Esto es falso. La hora del día a la que comas fruta no influye, lo que te hará engordar será una ingesta calórica elevada, en desequilibrio respecto a lo que tu cuerpo quema. ¡No eches la culpa a la fruta de por la noche! La fruta cuenta con propiedades buenísimas como su contenido en antioxidantes. Estos alimentos nos aportan vitaminas y minerales, además de fibra, lo que las convierte en un alimento saciante. De hecho, este factor contradice una de las afirmaciones previas. Al tener esa sensación de saciedad no querrás seguir comiendo mucho más y habrás tomado fruta, una de las opciones más saludables que existen. Comer fruta a diario nos ayuda a evitar el estreñimiento, a prevenir enfermedades como trastornos cardiovasculares o algunos tipos de cáncer, sobrepeso y obesidad. Es decir, que científicamente probado está, que las frutas no engordan sino que previenen. Dejad de tenerle miedo, por tanto, a las frutas. Comedlas a cualquier hora del día, siempre van a beneficiaros y nunca resultarán perjudiciales.

Lo que sucede es que, mucha gente no ingiere mucha cantidad de este tipo de alimentos porque les resulta aburrido y monótono. No conocemos, ni de lejos, todas las opciones que tenemos para tomar fruta; existen miles de combinaciones y elaboraciones distintas en las que incluir la fruta, en platos tanto dulces como salados. Y ahora, ¿de qué formas de tomar fruta estamos hablando? Bueno, es muy sencillo. Comer sano también consiste en experimentar, en crear opciones saludables utilizando comida real. Probad la fruta en ensaladas, con yogur o avena, en una macedonia o para un smoothie. Existen miles de variantes en las que incorporar fruta en nuestras comidas.

Para concluir, me gustaría aclarar otra de las afirmaciones que se repiten hoy en día continuamente: “Hay que comer 5 piezas entre frutas y verduras al día”. Esto puede resultar restrictivo para algunas personas e incluso causar obsesión en otras. En cambio, esto no es más que una “guía” que, por supuesto no está mal cumplir, es más, sería muy correcto que todos lo hiciéramos, pero de la que nos podemos “salir” a veces. Ser “libres” y poder “pasarnos” de está cantidad nunca repercutirá negativamente en nuestra salud, dentro de un límite, obviamente.

Un comentario sobre "El miedo a la fruta"

Responder a Cristina Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s